Prueba 38 del reto (Escribe un relato sobre piratas. Describe los movimientos del barco y cómo afecta a los personajes)

Pirata a la fuerza

—Creo que voy a vomitar —dijo Javier mientras se bamboleaba de un lado para otro de la bodega de aquel barco pirata.

—Vaya, resulta que nuestro misterioso amigo no es más que una nenaza —sentenció el capitán—. ¿No tienes ninguna otra magia que te libre de las náuseas?

Toda la tripulación había presenciado la sorprendente materialización del chico en el puente de mando.

—Me las he dejado en casa —admitió pensando en sus pastillas que tomaba cada vez que viajaba en barco. Otro vaivén de la nave lo estampó contra la pared que tenía detrás—, ya os he dicho que estoy aquí por error. He pulsado el botón de traslación en lugar del de observación y para colmo se me ha olvidado programar la extracción. —Las lágrimas corrían por sus mejillas, pues sabía que se había quedado allí atrapado y que seguramente sería para siempre, pues su prototipo de máquina del tiempo lo mantenía en secreto hasta que estuviese seguro de su correcto funcionamiento.

—No he entendido nada de lo que has dicho, jovencito —añadió el bucanero—, pero será mejor que te acostumbres pronto a esto, porque estamos a punto de abordar un barco y necesito de todo el personal disponible. No creo que dures mucho, o si desaparecerás al igual que has aparecido antes, pero mientras estés aquí arrimarás el hombro como todos los demás, si no, yo mismo te mataré con mis propias manos.

La amenaza del capitán provocó una explosión de carcajadas entre las tripulación. Javier se enjugó las lágrimas y se puso manos a la obra. Le habían encargado que ayudará a cargar los cañones antes de que se pusiera a llorar y vomitar en una esquina, lo que propició el discurso que le acababan de soltar.

Dejó de lamentarse de su error e intentó permanecer el mayor tiempo posible con vida,  con la esperanza de que algún día alguien que estudiase la máquina que había dejado atrás se diese cuenta de su utilidad y de que se había quedado allí atrapado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *