Prueba 34 del reto (Escribe un relato sobre un personaje con tu edad actual en su cumpleaños)

47

El ser humano es flojo por naturaleza. Casi toda la tecnología que genera es para conseguir la máxima efectividad con el mínimo esfuerzo. Como las velas que tengo delante: un cuatro y un siete. Se colocan sobre la tarta con dos simples movimientos; si eres muy habilidoso incluso en uno solo. Estas además han sido encendidas con un mechero de estos que tienen un tubo alargado que te permite encender a distancia con sólo pulsar un botón.

Yo no me considero al margen de este movimiento pro flojera del que estoy hablando, pues vivo en una sociedad que te incita a regirte por la ley del mínimo esfuerzo. Lógicamente esto ha hecho mella en mi forma física y en la del resto de la población de la Tierra. Si antes sólo había un porcentaje de la población con sobrepeso, desde que inventaron esas máquinas en las que te sientas y lo puedes hacer todo desde tu asiento ergonómico, ahora toda la humanidad padece esta dolencia.

Activo un soplador que tiene incorporado mi confortdrón y apago las velas. Los asistentes a mi fiesta de cumpleaños activan sus aplaudidores automáticos y sus emisores de halagos y felicitaciones.

Tras algunos minutos de celebración cibernética me despido de mis invitados con mi modulador de voz y me dispongo a dormir. Al día siguiente, como todos los días sin excepción, tengo que ir a trabajar para esa raza alienígena que tomó el control del planeta con tan solo dominar nuestra tecnología. Estaban todos en plena forma y ningún terráqueo, sin sus artilugios mecánicos, les pudo hacer frente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *